jueves, enero 31, 2008

Pies ( O Manitas) de cerdo con setas

Lo que son las cosas. Cuando era joven e inconsciente no me gustaban nada de nada los pies de cerdo, y eso que a mi madre le salían de miedo. Si no había más remedio me los comía, claro, pero la piel ni loca, y desde luego, si podía elegir, prefería otra cosa, que te diré yo...un pollo al horno con patatas, por ejemplo.
Hasta que tienes esa edad, en la que un día no vienes a cenar, y la cena se queda preparada sin que nadie se la coma, otro igual, y otro, hasta que al final tu madre se cansa de prepararte cena y empieza a pasar de ti “igualico” que tu pasas de ella, y hace la cena pensando en lo que les gusta a ellos y no a ti; y mira por donde llega la niña, tarde y hambrienta y solo hay pies de cerdo.

-"O cenas eso o te haces lo que quieras pero es lo que hay!!"

Y bueno, me estuvieron divinas, fantástica, riquísimas.... Me comí la piel, chupé los huesos, mojé pan en el tomate y creo que hasta me comí un plátano para redondear la cena. A partir de entonces me gustan, y mucho y a mi Maxi le gustan más, con lo cual no se porqué no los había hecho antes.
Estuve buscando, porque quería que fueran diferentes, pero tampoco las típicas solo con tomate. O deshuesadas y rellenas de lo que sea, que dan más faena, aparte, que escurar los huesos es lo que más me gusta y en los restaurantes, suponiendo que te pongan los pies con huesos, que no es lo más habitual, tampoco te puedes poner a chupar y re-que- te-chupar como lo puedes hacer en la intimidad de tu casa. Por otro lado también hay que tener en cuenta la cabeza de servidora, que descongela los pies y luego mira recetas para coger ideas...

Así que como decía, busqué por todos los libros y revistas de casa y finalmente la única que nos pareció apetecible era una receta que encontré del restaurante El Passadís del Pep, un clásico entre los clásicos, y que, aunque no tenía todos los ingredientes que ponía al pie de la letra, me podía apañar con lo que tenía.

Los ingredientes que yo utilicé fueron:

  • 5 manitas de cerdo
  • Variado de setas secas, (camagrocs, (Cantharellus lutescens), ceps (Boletus edulis), trompetes de la mort (Craterellus cornucopioides)) A ojo.
  • 5 shitakes secas
  • 1/2 corte de cansalada viada o lo que es lo mismo, tocino entreverado
  • 3 mollejas de pato confitadas cortaditas a trozos
  • 2 cebollas
  • 4 tomates
  • 3 clavos de olor
  • 1 Hoja de laurel
  • 1 ramita de romero seco
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • una zanahoria
  • una rama de apio
  • un trozo de puerro de la parte verde
  • 10 Almendras
  • Piñones. A ojo
  • 10 avellanas
  • 1 diente de ajo


Lo primero es poner a hervir los pies, atados para que no se deformen, con la cebolla con los tres clavos de olor clavados en ella, el laurel, el romero, la mitad de la cabeza de ajos con piel, el puerro, la zanahoria, el apio y bastante sal. Por lo que leí, debían estar hirviendo de una hora y media a dos horas (en unos sitios ponía una hora y media y en otros ponía dos) yo la hice en la olla Express y libremente pesé que con 45" estarían perfectos. Los hice el día anterior para no tener que ir con prisas después.
Por la mañana me puse con el sofrito. En una cazuela puse aceite, la molleja de pato, y la cansalada cortada muy pequeña con un poco de sal, poca, que la cansalada ya está salada, hasta que estuviese dorada, en ese momento añadí la otra cebolla bien picada, dejándola también dorar. Una vez doradita incorporé los tomates pelados y partidos a trozos y el resto de la cabeza de ajos con su piel. A fuego medio durante aproximadamente 15" más o menos. Mientras, hice la picada triturando los frutos secos y el ajo, con un poco del agua de hidratar las setas. Cuando el sofrito estaba más o menos hecho añadí la picada y un poco de agua de hervir las manitas y dejé reducir un poco más. Pasados unos minutos añadí los pies de cerdo y le puse otro poco más de caldo dejándolo cocer a fuego lento durante 20 minutos más, destapados.

Autocritica Constructiva.->Tengo que mejorar el tiempo de cocción porque se me deshicieron un poco. Tiernísimos eso si. Cuando le eché la foto pensé que no hacía justicia a lo buenos que estaban y que no la publicaría, pero como sobraron le llevé un poco a mi madre y cuando se los comieron me llamó para decirme lo buenísimos que estaban, que estaban mejor que los que hacía ella, y que (como en el anuncio del detergente) se lo había dicho a todo el que la quisiera escuchar.

Me gustó tanto que creí que igual si se merecían un Post.

Lrk.

viernes, enero 18, 2008

Que Me Voy De Cena!! (Sopem En Blog)

Bien, pues el tema es este.

Mar Calpena, nos ha propuesto a los blogueros catalanes hacer un encuentro del tipo que hacen los blogueros gallegos y sus famosas Xantanzas.

El caso es que a mi me parece fantástico esto de conocernos unos a otros, y me he apuntado. Hacerlo es muy fácil. Vas al Bloc de la Mar, sigues las instrucciones indicadas, cualquier duda se pregunta, y te apuntas diciéndolo (o escribiéndolo) en el mismo post. En todo caso, avanzo que parece ser que ha quedado fijada la fecha para el 7 de marzo y será una cena.

Algunos que se han apuntado ya los conozco, pero el resto es un misterio y mola!!

Mar, t'he agafat prestada la teva imatge per posar-la com logo del sopar en el enllaç que he deixat fix del "esdeveniment"

Lrk.

miércoles, enero 16, 2008

Briámi

Briámi es una cazuela de hortalizas gratinadas, algo parecido al pisto con patatas o al pisto francés, y remarco el algo parecido porque creo que la cocina española, italiana, griega...y por que no?? francesa, tienen muchas cosas en común. Para empezar el gusto por los productos frescos en general y por las verduras y hortalizas en particular, aunque cada una tenga sus múltiples características intrínsecas que las diferencie.

Pues decía que el Briámi, es una cazuela de hortalizas gratinadas, que supongo que se comerá en toda Grecia, pero que es particularmente característico de las islas del Norte del Egeo (léase Lemmos, Lesbos, Quíos, Icaria, Psara, Innusses y Samos ¿me dejo alguna?) donde la gastronomía es muy variada ya que han desarrollado mezclas increíbles a partir de elementos griegos, venecianos y turcos que al combinarlos con ingredientes propios marcan la diferencia unas de otras desde el punto de vista culinario. Además con el valor añadido de que en Samos se encuentra una de las bodegas más conocidas de Grecia donde elaboran los mejores vinos de moscatel, vendidos en todo el mundo.

En definitiva, el Briámi se compone de:


  • 500 gr de calabacín cortado en rodajas
  • 500 gr de patatas, peladas y cortadas en rodajas finas
  • 500 gramos de berenjenas también en rodajas
  • 500 gr. de tomates cortados a dados
  • 2 cebollas, cortadas en aros
  • 1 pimiento verte, cortado a tiras
  • Perejil piado
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • un vaso de AOVE
  • un vaso de agua (supongo que si es mineral mejor, yo le puse del grifo)
  • 200 gr. de queso de cabra desmenuzado
  • sal y pimienta negra recién molida


Se pone el horno a 180º y mientras se calienta se van colocando las hortalizas en una fuente refractaria condimentándolas con el orégano, el tomillo, la sal y la pimienta. Se mezcla todo bien y se vierte por encima el aceite y el agua. Metemos la fuente en el horno y se deja más o menos alrededor de una hora y media, si fuera necesario se añade un poco más de agua. Un poco antes de sacar el Briámi del horno se esparce el queso de cabra por encima y
se gratina. Se debe servir caliente, pero a mi me pareció más bueno frío y reposado de un día para otro.
El queso que utilicé creo que era un Manúri, un queso blando y suave de oveja que se hace en diversas regiones, y digo creo, porque lo compré en mi carniceria-polleria-charcutería de siempre y mi Carmen no supo especificarme mucho mas que el hecho de que era griego y no era Feta. Por las características del mismo deduje que era el que comento.

Y no, no he estado en Grecia hace poco. De hecho nunca he estado en Grecia, todo esto lo he sacado y puesto en practica gracias al libro "Culinaria Grecia. La cocina Griega" de la editorial Könemann un gran libro del cual ya tengo varios en mi colección, completito donde los haya. Que te va introduciendo en el país a través de sus regiones, explicándote detalladamente las características gastronómicas de todas y cada una de ellas.

Lrk

PD. No. Este libro no me lo han traído los reyes. Y no. No he venido ha hablar de mi libro.

martes, enero 08, 2008

Mi Soplete

Como he sido una niña muy, muy buena y me he portado bien con mis Reyes (lease, Maxi y Mini), los Reyes se han portado muy bien conmigo y me han regalado un soplete de cocina.

VOILÀ (mira que majo)


El caso es que lo quería hace mucho tiempo, aunque bien bien, no me había parado a pensar para que lo necesitaba, creo que me entró el mono cuando leí esta receta de garbancit@, después vi en el programa Plat Combinat una receta, precisamente de Jordi Herrera, unos Canalones de fideos rellenos de verduras y salsa de escalivada ...O algo así. En fin, una cosa muy original que se hacía con el soplete, y claro, culo veo culo deseo, "melopidí". No creí que se me hiciera caso, y me olvidé.
Ahora tengo un soplete y aunque, después de la ilusión inicial y de intentar gratinar con él unos canalones (para eso no sirve), me quedé un poco parada de para qué cosa aparte de quemar el azúcar de la crema catalana, o caramelizar un Foie lo podía utilizar.

Hoy he estado dando una vuelta por la red y resulta que se pueden hacer un montón de cosas con él. Desde utilizarlo para limpiar carnes con pluma o pelo, que me parece fantástico, hasta un montón de recetas de cocina a los cuales les quieres dar un toque ahumado, o como dije antes, caramelizar postres o platos salados que queramos contrastar...


Estoy fascinada!!!

Este fin de semana lo pongo a prueba y ya contaré por aquí los resultados. Se aceptan sugerencias...que le quiero dar caña al soplete y cualquiera aportación será bien recibida.

He dicho que estoy fascinada???


Lrk

jueves, enero 03, 2008

Pastitas De Calabaza Y Tortas Finas (o algo así)

Cada Navidad mi madre hace unas pastas, supongo que las deben hacer en muchas regiones igual pero para mi son las típicas de mi madre. Una amiga suya le manda por noviembre, un par de calabacitas, para guisar y para confitar.
Pues bien, la de confitar la guarda, hasta que llegan las fiestas de Navidad, que supuestamente, ya ha adquirido el punto exacto de madurez para su cometido y entonces prepara unas Pastitas de Calabaza Confitada y unas Tortas Finas que son nuestra delicia y nos hace retroceder en el tiempo.
Mi madre se va haciendo mayor y cada vez le cuesta más hacer las cosas, (bueno, más que hacerlas ponerse, luego una vez puesta no hay quien la pare) así que este año como se hacía la remolona, yo me presté voluntaria para hacerle de pinche y, una vez más, en plan reportera dicharachera, tomar notas y fotos de todos y cada uno de los pasos que da para hacer esas delicias con las que año tras año nos ha estado agasajando.
Cuando llegué, ella ya tenía confitada la calabaza, pero me explicó detalladamente que el día de antes, la puso ha hervir con su piel en agua abundante, y un limón partido a cuartos. (Lo tuvo que hacer en dos veces porque no tiene ollas tan grandes como para cocer semejante calabazón todo en una) Una vez hervida, con una cuchara fue sacando
toda la pulpa de la calabaza y separando las pepitas y en un colador la dejó escurrir durante la noche.
A la mañana siguiente, ya escurrida, la confitó en una sartén con aproximadamente algo más de 1/2 Kg de azúcar, el zumo de un limón y un poco de agua en la que habían sido hervidas el día anterior. Y entre hora, hora y media,
ya la tenía confitada. Según me dijo, es cuestión de ir dándole vueltas para que se deshaga el azúcar y se mezcle bien. Un curro vamos, y eso que no quería ponerse!!

Así que como el trabajo duro ya estaba hecho, inmediatamente nos pusimos manos a la obra, codo con codo. Ahora necesitábamos para la masa:
(Las medidas, como buena madre mayor de 70 años son siempre orientativas, yo digo lo que pusimos pero más bien a ojo)

  • 1 kg y medio de harina

  • 2 cucharadas (pero no soperas, si no de cucharón) de azúcar

  • 2 vasos de agua, pero de anís (adivina cual)

  • 3 vasos de aceite (Mi madre gasta un aceite de sabor bastante fuerte, así que le pusimos 1 de oliva y 2 de girasol, aún así se notaba el sabor del aceite)


Entonces, en una fuente honda, en este caso, relativamente honda, pusimos la harina, el azúcar y el anís, y calentamos un poco el aceite en una sartén, no mucho, solo que cogiese temperatura para que el calor deshiciese el azúcar. Mientras ella añadía el aceite con cuidado yo lo iba meneando, hasta haber echado todo el aceite, después, como con el cucharón de madera era un poco difícil de mezclar, le dimos primero con las
manos en el bol y luego amasándola en la mesa. Ahí mi madre me dio una lección magistral de amasado que yo creo que nunca podré superar. Es lo que tiene no tener Princess, ni Thermomix, ni nada por el estilo.
(Me pareció tan chulo que al final del post y por si no se ve muy bien el enlace he colgado el vídeo que le grabé en plan cutre con la máquina de fotos.)
En fin, a lo que íbamos, una vez bien amasada ya era cuestión de ir cortando en redondo la pasta y rellenándola de la calabaza confitada, se cierra, se sella con un tenedor y se coloca ordenadamente y sin que se toque en la bandeja del horno. El horno de mi madre (es particular, si) es de gas, es una cocina antigua, lo cual da más intriga al asunto, porque primero tienes que poner el fuego por abajo, una vez están hechas, se enciende el fuego por arriba. No tiene temporizador, con lo cual, lo único que puedes hacer es ir echándole un ojo, y cuidadito, no se apague en un abrir y cerrar de puerta. Si no recuerdo mal, estaban entre 10 y 15 minutos de cada lado. Ya digo, controlando. El caso es que tienen que quedar más o menos
así. Luego, se rebozan en azúcar y ya están listas, para dejar enfriar, lo justo, e hincarles el diente. Así sucesivamente hasta acabar, o la pasta o el relleno. En este caso como quedaba muy poco relleno y bastante pasta decidimos hacer una bandeja de Tortas Finas, (las llaman así porque son parecidas al mantecado, la diferencia es que se hacen con aceite, no con manteca, de ahí su nombre) le añadimos un poco de levadura Royal, una pizca solo. Las cortamos con un corta pastas que tiene más años que yo, de forma de corazón, y lo mismo que antes; horno, control que no se quemen, puerta abierta, puerta cerrada y si no recuerdo mal estuvieron listas con algo menos de 10 minutos por cada lado.

En total nos salieron unas 40 Pastas de calabaza y 20 de Tortas finas.

Y las semillas las tostamos con sal y me las comí por la tarde en una sentada.

Lrk

Igual no soy imparcial, porque claro, es mi madre, pero creo que merece la pena perder un minuto en verlo.


video