jueves, enero 03, 2008

Pastitas De Calabaza Y Tortas Finas (o algo así)

Cada Navidad mi madre hace unas pastas, supongo que las deben hacer en muchas regiones igual pero para mi son las típicas de mi madre. Una amiga suya le manda por noviembre, un par de calabacitas, para guisar y para confitar.
Pues bien, la de confitar la guarda, hasta que llegan las fiestas de Navidad, que supuestamente, ya ha adquirido el punto exacto de madurez para su cometido y entonces prepara unas Pastitas de Calabaza Confitada y unas Tortas Finas que son nuestra delicia y nos hace retroceder en el tiempo.
Mi madre se va haciendo mayor y cada vez le cuesta más hacer las cosas, (bueno, más que hacerlas ponerse, luego una vez puesta no hay quien la pare) así que este año como se hacía la remolona, yo me presté voluntaria para hacerle de pinche y, una vez más, en plan reportera dicharachera, tomar notas y fotos de todos y cada uno de los pasos que da para hacer esas delicias con las que año tras año nos ha estado agasajando.
Cuando llegué, ella ya tenía confitada la calabaza, pero me explicó detalladamente que el día de antes, la puso ha hervir con su piel en agua abundante, y un limón partido a cuartos. (Lo tuvo que hacer en dos veces porque no tiene ollas tan grandes como para cocer semejante calabazón todo en una) Una vez hervida, con una cuchara fue sacando
toda la pulpa de la calabaza y separando las pepitas y en un colador la dejó escurrir durante la noche.
A la mañana siguiente, ya escurrida, la confitó en una sartén con aproximadamente algo más de 1/2 Kg de azúcar, el zumo de un limón y un poco de agua en la que habían sido hervidas el día anterior. Y entre hora, hora y media,
ya la tenía confitada. Según me dijo, es cuestión de ir dándole vueltas para que se deshaga el azúcar y se mezcle bien. Un curro vamos, y eso que no quería ponerse!!

Así que como el trabajo duro ya estaba hecho, inmediatamente nos pusimos manos a la obra, codo con codo. Ahora necesitábamos para la masa:
(Las medidas, como buena madre mayor de 70 años son siempre orientativas, yo digo lo que pusimos pero más bien a ojo)

  • 1 kg y medio de harina

  • 2 cucharadas (pero no soperas, si no de cucharón) de azúcar

  • 2 vasos de agua, pero de anís (adivina cual)

  • 3 vasos de aceite (Mi madre gasta un aceite de sabor bastante fuerte, así que le pusimos 1 de oliva y 2 de girasol, aún así se notaba el sabor del aceite)


Entonces, en una fuente honda, en este caso, relativamente honda, pusimos la harina, el azúcar y el anís, y calentamos un poco el aceite en una sartén, no mucho, solo que cogiese temperatura para que el calor deshiciese el azúcar. Mientras ella añadía el aceite con cuidado yo lo iba meneando, hasta haber echado todo el aceite, después, como con el cucharón de madera era un poco difícil de mezclar, le dimos primero con las
manos en el bol y luego amasándola en la mesa. Ahí mi madre me dio una lección magistral de amasado que yo creo que nunca podré superar. Es lo que tiene no tener Princess, ni Thermomix, ni nada por el estilo.
(Me pareció tan chulo que al final del post y por si no se ve muy bien el enlace he colgado el vídeo que le grabé en plan cutre con la máquina de fotos.)
En fin, a lo que íbamos, una vez bien amasada ya era cuestión de ir cortando en redondo la pasta y rellenándola de la calabaza confitada, se cierra, se sella con un tenedor y se coloca ordenadamente y sin que se toque en la bandeja del horno. El horno de mi madre (es particular, si) es de gas, es una cocina antigua, lo cual da más intriga al asunto, porque primero tienes que poner el fuego por abajo, una vez están hechas, se enciende el fuego por arriba. No tiene temporizador, con lo cual, lo único que puedes hacer es ir echándole un ojo, y cuidadito, no se apague en un abrir y cerrar de puerta. Si no recuerdo mal, estaban entre 10 y 15 minutos de cada lado. Ya digo, controlando. El caso es que tienen que quedar más o menos
así. Luego, se rebozan en azúcar y ya están listas, para dejar enfriar, lo justo, e hincarles el diente. Así sucesivamente hasta acabar, o la pasta o el relleno. En este caso como quedaba muy poco relleno y bastante pasta decidimos hacer una bandeja de Tortas Finas, (las llaman así porque son parecidas al mantecado, la diferencia es que se hacen con aceite, no con manteca, de ahí su nombre) le añadimos un poco de levadura Royal, una pizca solo. Las cortamos con un corta pastas que tiene más años que yo, de forma de corazón, y lo mismo que antes; horno, control que no se quemen, puerta abierta, puerta cerrada y si no recuerdo mal estuvieron listas con algo menos de 10 minutos por cada lado.

En total nos salieron unas 40 Pastas de calabaza y 20 de Tortas finas.

Y las semillas las tostamos con sal y me las comí por la tarde en una sentada.

Lrk

Igual no soy imparcial, porque claro, es mi madre, pero creo que merece la pena perder un minuto en verlo.


8 comentarios:

Josemari dijo...

El publireportaje te ha quedado muy bien Lurka. Todo un documento sobre la cocina de nuestras madres y el enorme trabajo que se tomaban para hacernos la vida más feliz.

Ya veo, que de la cocina de tu madre, te comes hasta las pipas.

Buen año

gemma dijo...

Felicita a tu madre! Se nota que no es la primera vez que las hace :-D

Margarida dijo...

Se me han saltado 2 lágrimas al ver a tu madre amasando... sus manos, su forma de amasar...que maravillosas son las madres.

En Alzira, por Pascua hacen unas empanadillas muy parecidas o iguales, no se como se hacen aquellas pero me encantan.

Intentaré conseguir calabaza confitada envasada o en conserva, supongo que deben venderla y las haré, seguro, me han encantado.

Feliz año y felicita a tu Mami, se lo ha ganado ;)

Lurka dijo...

Gracias josemari. Es lo que tienen las madres que nos lo hacen comer todo!:-D
Gracias chicas, le haré llegar vuestras felicitaciones.
Mientras hacíamos las pastas me contó la primera vez que hizo pan, tenía 12 años, y según parece no le salió todo lo bueno que esperaba, pero mi abuelo estaba muy contento porque ya no tenían que encargar a nadie que se lo hiciera (era pan que perdían)al final, era una de las que mejor pan hacía. Eso de amasar es todo un arte y dependiendo de como se amasaba salía mejor o peor. Esto para ella, en aquel entonces, lo hacía con una mano!!

Boomings dijo...

Lurka esto tiene pìnta de estar de escándalo! Por no hablar de el maravilloso vídeo con las técnicas para amasar de tu madre... de verdad que eso no tiene precio!
Un besito

Lurka dijo...

La verdad es que no salieron malas no.
Un besazo guapa.

Gemma dijo...

Ayer te deje un comentario y no ha salido :(

Nada, solo quería felicitarte el nuevo año y decirte que estas pastitas tienen una pinta deliciosa. Qué suerte tienes con una madre tan apañá :)

Felicidades!

Lurka dijo...

Gracias Gemma viniendo de ti que eres la especialista en postres, repostería, dulces, pasteles, pastas, pastitas...en fin, no acabaría. Pues eso que viniendo de ti es todo un honor.
Feliz Año para ti también guapa.