miércoles, abril 05, 2006

Tortilla de patatas

Y seguimos con las recetas fáciles, bueno, la tortilla es "aparentemente fácil", porque hasta que le coges el truquillo... De hecho, fue mi primera bestia negra. Intentaba hacerla una y otra vez, pero no había manera. Admiraba a mi cuñada que la hacía con restos de patatas fritas de bolsa, mucho antes de que Ferran Adria fuera recomendándolo a los cuatro vientos por todas las televisiones y revistas de cocina del mundo. ¡Le salían tan buenas y tan bonitas!.

Bueno, pues cuando supe las cantidades que tenia que poner y le tenia más o menos pillado el tranquillo en cuanto a sabor, (han llegado a salirme, realmente repugnantes, no exagero), me fallaba la sartén. Porque eso también es importante. Tiene que ser antiadherente y con el diámetro correcto, ya que si es demasiado grande por mucha patata que pongas, queda planita, como una torta, no como la tortilla que se supone que es. Pero lo peor es que se pegue. Porque, después de haber pochado la cebolla, frito las patatas, batido los huevos y puesto todo en la sartén, te dispones a dar la vuelta a la tortilla. Y lo haces decidida. Y cuando levantas la sartén para volver a echar la tortilla por el otro lado… la ves colgando, casi quemada. Y empiezas a mover la sartén, con una mano, y con el movimiento desesperado se va cayendo el huevo y la patata que no está cocida y que tienes encima del plato que has utilizado para dar la vuelta, el cual estás aguantando con la otra mano. Cuando por fin consigues hacer caer el trozo pegado, cae desecha, quemada y te salpica. Intentas salvar lo que queda y al ir a darle la vuelta ¡se ha vuelto a pegar!!!.

Llegados a este punto, no sabes si reír, llorar, estampar la tortilla (cosa que no haces porque luego te toca limpiar) pegarte cabezazos por no haber comprado ya la dichosa sartén para tortillas o que…Desde ese día, tengo una sartén única y exclusivamente para hacer tortilla de patatas y, ay del que cocine algo en ella que no sea huevo batido con patata y cebolla ya cocinada… ¡CONOCERÁ MI IRA!!!.

El caso es que como cada uno te va diciendo una cosa los resultados eran variables. Finalmente, cuando me compré el libro de Simone Ortega, fui feliz al ver que entre las recetas estaba la tortilla de patatas. Adecuando las medidas a tres personas, he conseguido hacerlas rápido, buenísimas y cruiditas por dentro que es como a nosotros nos gusta. Bueno, también le pongo cebolla. Además de todas las cosas que he ido probando, me quedo con dos. Echar un poco de leche a los huevos batidos porque así está algo más esponjosa y que cuando le voy a dar la vuelta a la tortilla, unto un poco el plato con aceite, así me resulta mucho más fácil volver a poner la tortilla en la sartén. Por lo demás me ciño siempre a la receta.

Lkr.

14 comentarios:

encantadisimo dijo...

Después de años de práctica, reconozco que le tengo cogido el punto a la tortilla de patatas, pero desde luego no me parece nada fácil hacerla. Cada vez me da más pereza dedicarle tiempo.

Además de un chorrito de leche, suelo echarle -a veces- una cucharadita de levadura Royal al huevo batido para que quede más esponjosa.

Lurka dijo...

Pues para mi es al contrario. No digo que sea fácil, pero cuando por fin le coges el truco, no son tan difíciles, pero claro, para eso, por lo menos en mi caso, he tenido que comer muuuchas tortillas horrorosas. Yo creo que por eso ahora me cuesta tan poco ponerme. Lo de la levadura Royal, también lo probé, pero fue en los comienzos, cuando las "tortillas-repu". No lo he vuelto a probar ahora que están controladas. Quizá la próxima vez que haga una le ponga, a ver que tal...

nopisto dijo...

Estoy de acuerdo en que no son nada fáciles, aunque una vez que le pillas el punto a freir la patata (que es lo más dificil) luego es más sencillo.

Yo soy anti leche y antilevadura, quedan más esponjosas pero les quita jugosidad. a mi es que me gusta que el huevo babee.

Lurka dijo...

Pues yo siempre les pongo leche y mi huevo babea.

nopisto dijo...

Claro que babea, porque la leche no cuaja, al igual que si le pones un caldo de pollo.

Pero no queda con esa textura de yema de huevo... Pero claro, es mi opinión.

Lurka dijo...

Ah!! No te lo voy a discutir porque seguro que tienes razón, y además estoy anonadada con tu profunda sabiduría,:-) Pero yo esto lo tengo que probar y comparar. Como tengo una mini sartén para tortillas individuales, si llego pronto a casa esta noche me preparo una cata comparativa de tortillas de patatas con y sin leche. Vamos hombre!!

Lurka dijo...

Que lo digo, porque a mi, también me gusta más la textura de yema de huevo y así veo la diferencia in situ.

nopisto dijo...

Aprecio tu espíritu científico ;-P
Lo que tienes que hacer es cuajarla muy poco a fuego medio/fuerte.

nopisto dijo...

Por ciero, una sugerencia...Haz un post sobre las patatas Corominas y se multiplicarán las visitas a tu blog.

Lurka dijo...

Jeje, gracias por la idea. Precisamente de esas patatas era con las que hacía mi cuñada la tortilla.
Cuando haga la prueba de las tortillas comentaré resultados, porque de verdad que me dejaste intrigada. Siempre la hago así como dices, pero quiero ver si hay diferencia en cuanto a sabor.

noestabien dijo...

el huevo no sé si tiene que babear o no, pero yo hace rato que lo estoy haciendo porque a mi la comida me entra por los ojos y viendo esas fotos me coge un hambre que hoy volvería a almorzar..

Lurka dijo...

Gracias noestabien!!. Empiezo a tener casi igual de dominada la cámara de fotos que la tortilla de patatas. Es decir unas veces me salen mejor que otras.;-)

chús dijo...

En cuanto al fallo de la sartén: la última vez juré no volver a hacer una tortilla de patatas NUNCA NUNCA MÁS. Porque siempre me engaña la bendita sartén. A lo mejor he hecho en ella tres tortillas impecables, pero la cuarta queda exactamente como tú describes: colgando, casi quemada... un horror, que además coincide indefectiblemente con alguien invitado.(Por eso no la estampo ni me estampo, por no aumentar el número.)
En cualquier caso, sé que faltaré a mi juramento, ya ha pasado más de un mes y me flaquea el ánimo. Lo cierto es que la echo de menos, hay pocas que me gusten tanto como la que yo hago, cuando la hago bien.

Besos.

Lurka dijo...

Bienvenido Chús!!A mi esto de la sartén me pasaba antes, desde que la tengo única y exclusivamente para la tortilla, ya no me pasa, de hecho la que utilizo ahora debe tener como uno o dos años y no se me ha vuelto a pegar y es una Carrefour!! (Hasta hoy no me había dado cuenta). Pero solo la utilizo para la tortilla. Las patatas y la cebolla la hago en otra aparte. Antes tenía otra que además de ser más grande, utilizaba para hacerlo todo y me duró dos telediarios. ¿Quizá es por eso que te duran tan poco las tuyas??...Sobretodo no desistas, yo creo que un mes es más que suficiente para recuperar el ego y volver a hacer una tortillita de esas tuyas buenas.
Saludos.